Por seguir en continua evolución, mejorando y sorprendiendo en todos los aspectos en cada una de las temporadas,  justificando ser uno de los espacios españoles más exportados de la historia. Es el único talent show que no sólo se centra en la obvia emoción y nominación de manual y apuesta por puestas en escena definidas en cada actuación, jugando con la imaginación, cuidando la realización visual e iluminación, tanto en los comienzos como en los finales.